Archivo de la categoría: Construcción y Project Management

LA TOUR PHARE


He estado algunas veces en el CNIT -Centre des Nouvelles Industries et Technologies- de la Défense, un centro de congresos multiuso con auditorio, tiendas y un hotel. Nunca me ha impresionado en especial, salvo en que es grande. Hay que reconocer el cierto valor arquitectónico de su fachada acristalada y el alarde de ingeniería que supone su bóveda de hormigón, todavía hoy la de mayor distancia libre sin apoyos del mundo, pero el aspecto interior es el un de gran “hall” de estación en desuso, sin trenes, y yo creo que le pesaban los años: lo inauguró Charles de Gaulle en 1958, cuando La Défense ni siquiera existía. Leo que en 2009 lo han vuelto a remodelar y supongo que habrá mejorado, no lo he visto desde entonces. Es sólo el preludio de una gran sinfonía inmobiliaria.

La Défense, en Francia, es casi un tema de estado. Un estandarte del poderío económico e inmobiliario francés que el “establishment” galo se preocupa de cuidar. Lo que no quita que Epadesa –Établissement Public d’Aménagement de la Défense Seine Arche-, especie de junta de compensación de la Défense, haya pasado varios años peleando con Unibail-Rodamco sobre la licencia y en particular sobre quién pagaba toda la modificación de infraestructuras que su nuevo gran edificio de oficinas, la Tour Phare, que será el más alto de Francia, supone. Cuesta trabajo imaginar cómo han conseguido los arquitectos encajar esta nueva construcción entre vías de tren y autopistas y situarlo entre el Gran Arche –Espace Gran Arche- y el CNIT, ambos por cierto propiedad igualmente de Unibail-Rodamco. A primera vista la compañía consolida su zona, en la que explota espacio comercial y de congresos.

Hay quien dice que el proyecto es de mucho riesgo por la abundancia de oferta futura en la zona, pero yo creo que el señor Guillaume Poitrinal no se equivoca y 900 millones de euros, que es el coste inicial estimado del proyecto, incluido el terreno, no parece excesivo para un edificio de 146.988 m2 netos, que en el mercado de la Defénse debería ser capaz de conseguir rentas de entre 38 y los 45 euros/m2/mes. Si la economía francesa se mueve como debería a cinco años vista.

Unibail-Rodamco realizará un proyecto de Thom Mayne (1944, Pritzker 2005), arquitecto ecléctico propietario del estudio Morphosis, que ha concebido un diseño sin duda atrevido, que integra el CNIT con la nueva torre. De hecho lo conecta por escaleras mecánicas exteriores acristaladas que ascenderán hasta la novena planta del edificio. La torre en sí, de 300 metros de altura, se apoya en tres “patas”, a modo de trípode, dos funcionales, “Trapezium” y “East Building” y una estructural, dejando entre ellas una plaza de paso de unos 700 m2. A nivel de la planta 11 se sitúa el “Grand Hall”, acomodado por la silueta abombada que se aprecia en el diseño, de 78 metros de altura interior y del que parte toda la comunicación vertical del edificio. La fachada es plana y de máxima transparencia para la orientación norte con el fin de conseguir la mayor cantidad de luz natural y curvada y de doble piel para el resto, con una capa de láminas de acero inoxidable que permiten dosificar la exposición solar y reducir el calentamiento interior según la época. La torre se culmina con lo que su arquitecto denomina un “jardín metafórico”, a modo de corona: sus plantas son antenas y turbinas aerogeneradoras.

Valdrá la pena un viaje a París allá por 2016. Si les parece quedamos en el restaurante de la Tour Phare, planta 66.

Y aquí tienen una entrevista interesante a Thom Mayne, hablando del proyecto de la Tour Phare y de… sostenibilidad:

Anuncios

LA MOLLERA PÚBLICA


¡A reducir espacio!

En segundo de Económicas el hueso era la Teoría Económica II. Era lo que hoy se llamaría una asignatura troncal, de las que hay que pasar sí o sí. El libro de texto que cargábamos era “el Castañeda” (1,350 kg.), de D. José Castañeda, uno de nuestros más ilustres economistas del siglo XX. A los duros de mollera el libro no nos pesaba un kilo, sino diez o así. Hoy comprendo que no se puede ser economista sin haber entendido mínimamente su manual de micro-economía, pero en aquel entonces me tuve que buscar un profesor particular que me ayudase a digerirlo. De ese profesor recuerdo que le apodábamos “El Sapo” por su talante flemático, o lacónico, no sé, y que era un excelente profesor que me reconcilió con el docto Castañeda.

Y también que nos daba clase en un piso de un caserón algo abandonado. Era en realidad un edificio notable de Alicante, conocido como la “casa Martínez”, buena muestra de la arquitectura modernista de principios del siglo XX. Años después he visto que la casa la ocupa no se qué oficina de la Generalitat Valenciana y la verdad cada vez que paso por delante pienso si el fantasma de mi profesor no andará por allí echándose la sábana a la cabeza cuando se entera del dinero que se gasta donde no se debe.

Hoy escucho que el nuevo plan de impulso económico, todavía no sé cómo le van a llamar, para crear empleo, incluye la rehabilitación de los edificios de uso público, otra especie de Plan E. El anuncio del plan me ha pillado leyendo un artículo muy interesante: “Share chief execs and buildings, councils told”, una serie de recomendaciones de poda de gasto que lo que sería en el Reino Unido nuestro Ministerio de Política Territorial (Department of Communities and Local Government o CLG) le hace a los ayuntamientos británicos. La base de las recomendaciones es que se adopte lo que llaman el principio de Total Place, o sea concentración de servicios en menos edificios. Y a partir de ahí unificación de la gestión de soporte: administración, informática, compras, mantenimiento de instalaciones y… gerencia.

Seguro que habrán ustedes visto algún ministerio por dentro. Yo sí. ¿Y juzgados?, ¿delegaciones de hacienda?, ¿sedes de autonomías?, ¿estaciones de policía?, ¿ayuntamientos?, ¿oficinas del desempleo…? Mi sensación de casi todo lo que he visto es de extremos. O edificios viejos, imagen años sesenta o setenta, gastados, en los que sobra espacio y en los que los criterios de gestión y mantenimiento son dispares. O edificios históricos de cierto relumbrón que las comunidades autónomas han capturado para sedes de lujo de sus gobiernos. Como la “casa Martínez”. Ni lo uno ni lo otro me parece. Pero sobre todo no veo por qué Hacienda –central y autonómica- no puede compartir oficinas, entre sí o con la Seguridad Social, ni sé por qué Hacienda tiene arco de seguridad y rayos X y la Seguridad Social no y así una lista de diferencias de criterio que seguro que si sumo los niveles central, autonómico y local de nuestros gobiernos sería ultra-larga.

Así que ahora cuando escucho que van a rehabilitar edificios públicos lo que de verdad echo de menos es un plan serio, CONTUNDENTE (me pide el cuerpo las mayúsculas) de contracción y racionalización del espacio público a nuestro servicio, una mejora de su gestión y, sobre todo un servicio más eficiente al contribuyente a un menor coste. Exactamente con los mismos criterios que la empresa privada se esfuerza constantemente en aplicar: mejor servicio a menor coste. Hacer lo que se anuncia sin acometer antes este otro plan me parece un derroche, como el Plan E. A ver si les entra en la mollera…

Seguro que mi profesor me diría que tengo razón.

BRAZILIAN RHAPSODY


Favelas en Providencia, Río de Janeiro (foto Pedro Lobo)

Favelas en Providencia, Río de Janeiro (foto Pedro Lobo)

“El interior de la chabola que ocupaba la madre de Tristão estaba perforado por brillantes haces de luz que se colaban entre las chapas de zinc del techo y los trozos de madera pintada y cartón prensado que componían las paredes. La brillante luz azul que se filtraba en afiladas astillas apenas penetraba la densa atmósfera, un aire espeso no sólo por el humo del tabaco y el fogón donde se cocinaba, sino también por el polvo del suelo de tierra y de los materiales friables, constantemente renovados por capas de robos y expropiaciones para atenuar las condiciones climáticas: el sol achicharrante, el aporreo de la lluvia, el viento oceánico, las noches sin luna. La chabola estaba bañada por la naturaleza, dado su emplazamiento en una de las vertientes más elevadas y empinadas del Morro do Babilônia, y cuando sus habitantes traspasaban la cortina de trapos podridos colgados que hacían las veces de puerta, un paisaje cruelmente espléndido de mar soleado, con veleros e islas, se abría ante sus ojos parpadeantes” (John Updike, Brasil, 1994).

Brasil, país de contrastes. Con 191 millones de habitantes, el 5º más poblado del mundo. Diecisiete veces el tamaño de España. PIB per capita más o menos un tercio que nosotros. Parece que van a hacer un “0” en medio de la crisis mundial este año, pero para 2010 se prevé de nuevo crecimiento del orden del 3,5%. Población joven y enorme potencial de futuro.

Leo un artículo del profesor Rafael Domingo Oslé (“Horizontes Latinoamericanos”, El Mundo, 22 de septiembre 2009) que nos debe hacer reflexionar: “…hoy, pese al retorno económico que protagonizamos en la década de los 90, seguimos ausentes de la región…”, “…siempre hemos dado por sentado que compartimos intereses y objetivos, pero ello ya no está tan claro. Brasil, por ejemplo, tiene una estrategia geopolítica perfectamente consolidada en la que nuestro país ocupa un lugar francamente secundario”.

Quien sí parece tener clara su estrategia allí es el Banco Santander. Que el Santander Brasil tenga una capitalización mayor que el Deutsche Bank debe llenarnos de satisfacción. Y que el Santander saque a bolsa una parte de su filial brasileña para crecer de forma agresiva, abriendo 600 nuevas sucursales en ese país, debe ser un ejemplo de iniciativa multinacional.

Y además estrena nueva sede, el edificio WTorre JK (también conocido como Electropaulo o WTorre São Paulo), adquirido en 2008 a WTorre Empreendimentos por 1.06 millardos de reales (€ 402 millones hoy aprox., la mayor transacción de un inmueble en Brasil hasta la fecha), y parece que se va a gastar otros € 200 millones en adaptarlo por completo a sus necesidades. El edificio tiene 34 plantas de 2.750 m2 cada una (fuente http://www.emporis.com), haciendo un total de 93.500 m2. Luego si la inversión es efectivamente de 600 millones y la superficie correcta, el metro terminado le sale al Santander a € 6.417.

¿Cuándo se les quedará pequeño?. La Ciudad del Grupo Santander en Boadilla del Monte (Madrid), tiene 400.000 m2 construidos -si bien esta superficie incluye muchos espacios que no son estrictamente oficinas-. La sede de Madrid fue vendida el año 2008 al grupo británico Propinvest por € 1.900 millones.

WTorre JK (©Arquitectonica), Sede Banco Santander São Paulo

WTorre JK (©Arquitectonica), Sede Banco Santander São Paulo

WTorre JK forma parte de un conjunto de uso mixto sobre proyecto de 210.000 m2 sito en la Avenida Juscelino Kubitschek 2.041, al oeste de São Paulo en la zona de Vila Olimpia. El complejo comprende un centro comercial de 60.000 m2 y un edificio que incluye hotel y 204 viviendas.

Trabajo en el muro cortina

Trabajo en el muro cortina

Más sobre WTorre JK. El proyecto original es de Aflalo & Gasperini Arquitetos y se realizó para la compañía Electropaulo, una compañía eléctrica. La construcción estuvo varios años detenida hasta que el 2007 la estructura fue adquirida por WTorre Empreendimentos que encargó la reforma del proyecto al estudio americano Arquitectonica. Como resultado de ese cambio se demolieron varias plantas y se construyeron otras nuevas hasta dejar la altura total en 34 pisos y 136 metros. Cuenta con un helipuerto. El edificio tiene certificación LEED. Góndolas Aesa de Barcelona ha trabajado en la fijación del muro cortina.

Sobre Arquitectonica. Estudio con oficinas en Nueva York, Los Angeles y Miami. Delegaciones en otros varias ciudades del mundo, incluyendo Madrid. Sus principales socios propietarios son Bernardo Fort-Brescia, de nacionalidad peruana afincado en Estados Unidos y Laurinda Spear. Entre sus proyectos europeos significados destacan las sedes en París de Microsoft (propiedad de Generali) y Bouygues Telecom.