MADRID MALAISE


Tenía una notita sobre Madrid escrita para otros fines. No me había decidido a colgarla aquí por no “hurgar en la herida” de nuestra crisis. Hoy leo, no obstante, un par de cosas que me inquietan y me obligan:

– Se atasca, parece que definitivamente, el proyecto de un parque tecnológico promovido conjuntamente por Acciona y Telefónica, en Las Tablas. Con 4.000 empleos destruidos cada día en España, se pregunta uno que no podría hacerse para ayudar a dos empresas privadas a entenderse. Y al Ayuntamiento de Madrid a extenderles la alfombra roja, más, para que un proyecto de esta naturaleza saliese adelante. Dicen que Telefónica se va a hacer su centro propio en Alcalá de Henares y que no caben dos instalaciones de esas características en Madrid. Estamos buenos.

– Con el Protocolo de Kioto: de mal en peor. Resulta que somos subcampeones del mundo (y prepárate, Japón, que vamos a por vosotros), en compra de derechos de emisión de CO2, por el nivel al que incumplimos con este protocolo. 770 millones de euros del ala porque los españoles no acabamos de creernos la historia del ahorro energético.

Y me parece que lo de aquí arriba no es cosa de Rajoy. Es cosa de que los españoles “nos pongamos las pilas” si no queremos pasar de la “malaise” a la “enfermedad terminal”.

En fin, aquí va la notita que digo. La había titulado “Apuesta Colectiva por el Sector Empresarial de Madrid – ¿Qué hacemos con el mercado de oficinas?”. Pero queda largo. Lo de la “malaise” lo resume bastante bien:

No descubrimos nada: a los años del crecimiento desmesurado de nuestro sector inmobiliario residencial y el “estallido de la burbuja” ha seguido una crisis excepcional del sector inmobiliario, de especial profundidad en la vivienda y los suelos que ya no tienen uso. Y una consecuente crisis financiera. Y otra consecuente crisis económica.

El sector de oficinas, en el Madrid que nos ocupa, sin estar afectado en la misma medida que la vivienda, languidece a la espera de una mejora de la economía general: rentas decrecientes, “take-up” en acusado descenso, desocupación en estabilidad ascendente, tocados ya los dos millones de metros cuadrados vacíos. Preocupantemente aburrido.

Si tenemos que resumir la “malaise” que nos invade:

• Se mantienen nuestras debilidades previas de captación de la demanda exterior (marketing de ciudad, centro financiero que no ha sido, etc.)
• Información carente de todo entusiasmo, o por lo menos en formato “siglo XX”. No nos hemos renovado y la información institucional sobre el sector es manifiestamente deficiente.
• Cada uno por su lado. Parece que deberíamos estar todo el tiempo pensando en hacer cosas juntos, en pensar iniciativas ya que no soluciones. Pues no.
• Centrifugación urbana de las grandes empresas (Santander, BBVA, Telefónica), que vacían el centro tanto en espacio como en actividad. Movimiento opuesto al que las necesidades de una ciudad más sostenible harían recomendable.
• Falta de financiación para todos los proyectos. Incluyendo naturalmente los especulativos.
• Los inversores árabes, chinos, buscan, entre otras cosas, rascacielos. En su proceso de concentración, Madrid CENTRO necesita subir en altura (ver “The Pinnacle” aquí arriba, “right in the heart”)
• Algunas de nuestras promotoras de oficinas clásicas están en dificultades financieras severas, a menudo por razones ajenas al propio sector de oficinas, pero bloqueadas “de facto”.
• Falta de confianza en la economía española. Sensación de que no está en nuestra mano corregir eso.
• Los grandes polos de crecimiento de Madrid hacia el Norte, aunque urbanísticamente puedan considerarse maduros, inmobiliariamente están seriamente perjudicados por el “atranque” financiero.
• El vacío de algunos edificios significativos, con su posición estratégica, actúan de freno psicológico para iniciativas de oferta, demanda y finanzas.

Frente a esto, vemos como París, y el despertado Londres, se nos distancian con proyectos de oficinas punteros, como la Tour Phare, The Pinnacle, la Heron Tower, The Shard, The Cheese Grater… A menudo con “equity” o financiación “no convencional” de inversores que se creen eso de que “París siempre será París”, o “Londres es el centro financiero por excelencia” y buscan edificios icónicos. No les falta razón, pero deberíamos reaccionar con las armas a nuestro alcance.

Los próximos 5 años son cruciales si no queremos que Madrid “se caiga del radar”, a merced en exclusiva de inversores oportunistas. O a que los buenos “yields”, o sea los buenos precios, sean sólo para el “superprime”. La ciudad va a necesitar “reconcentrarse” y hacer apuestas rigurosas y colectivas (caso de Houston con la sostenibilidad) si no quiere perder su personalidad y seguir en el marasmo. Debe adquirir más notoriedad positiva. Los responsables de la ciudad, del empresariado, del sector inmobiliario, tenemos la palabra.

Volviendo a París: “c’est une question d’état d’esprit!”

3 Respuestas a “MADRID MALAISE

  1. Reblogged this on el blog de zano and commented:

    Esto vale no sólo para la gente de oficinas

  2. Eusebi Carles Pastor

    Por primera vez en años ha habido en los primeros cuatro meses del año más absorción y más actividad de inversión en oficinas en Barcelona que en Madrid.

    Vamos a monitorizarlo de cerca, a ver si realmente constituye tendencia o no.

  3. Buena reflexión.
    Una pena lo de la compra de emisiones de CO2, la verdad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s