PORTA NUOVA


Pelli, Clarke, Pelli, sede de Unicredito promovida por Hines

“The United Nations Conference on Human Environment (Stockholm 1972) defined sustainable development as “development which meets the needs of the present without compromising the ability for future generations to meet their own needs” (Brundtland Report, 1987). While sustainability and sustainable design are not new concepts, we are witnessing a period of historical change. Awareness about sustainability issues is being heightened at the political and societal levels. Sustainable design is not simply an adherence to a set of guidelines; it is also about accepting change, raising standards, and seeking new solutions to effect the transformation and enhancement of social, economic and environmental conditions. The importance of changing our development and lifestyle paradigms is no longer an option; it has become an imperative for us to embrace the tenets of sustainable design as professionals and members of our global society”. Lee Polisano, Masterplanner of Porta Nuova Varesine, Kohn Pedersen Fox Associates.

Me he metido a curiosear este proyecto de Porta Nuova en Milán y no me ha sorprendido, estando Hines por medio, encontrarme un folleto de cuarenta páginas dedicado a la sostenibilidad del mismo. El párrafo de aquí arriba es de ese folleto y me parece adecuado reproducirlo porque estoy convencido de que de verdad estamos viviendo un cambio radical de expectativas en el sector de oficinas, pero no únicamente desde el punto de vista de los edificios en sí, sino de las zonas en que se ubican o complejos que forman.

Porta Nuova Progetto Area, Milán

El cambio está siendo tan rápido que me temo que estará tomando por sorpresa a muchos promotores, que habiendo concebido en los últimos diez años proyectos que hoy están en fase de estreno, se encuentran con la paradoja de que desde este ángulo ya están sufriendo obsolescencia. Porta Nuova, que está enfocado a su terminación completa para la Exposición Universal que tendrá lugar en Milán en 2015, cuenta con la ventaja de haber llegado a tiempo de incorporar plenamente esta nueva sensibilidad.

He echado mano de una pequeña muestra de la misma, la “Smarter Buildings Survey” de IBM de abril de 2010. ¿Por qué está aumentando tan rápidamente esta atención al desarrollo sostenible? IBM cita cuatro factores: a) reducción de costes operativos en un horizonte de costes energéticos crecientes; b) reputación corporativa, 80% de los CEO ven que la sostenibilidad supone un impacto positivo sobre la imagen de marca; c) exigencia de los inquilinos, que quieren mostrar responsabilidad y ofrecer a sus empleados y clientes edificios más eficientes, donde al fin y al cabo mucha gente pasa una parte sustancial de su vida profesional y, d) mayores exigencias regulatorias, como es el caso de la Energy Performance of Buildings Directive –EPBD- de la Unión Europea o el Carbon Reduction Commitment del Reino Unido.

IBM ha realizado su encuesta, “Consumers Rank their Office Buildings”, dentro del citado programa Smarter Buildings, manejando 10 factores a los que han contestado 6.486 empleados en 16 ciudades de Estados Unidos: tiempo de espera de los ascensores, acceso a Internet, tarjeta de acceso y presencia personalizada, iluminación que se desconecta automáticamente por la noche, presencia de sensores para ajustar iluminación y temperatura según entran o salen personas de cada zona, uso de energía renovable, cisternas de bajo consumo de agua, productos de limpieza no contaminantes, opinión de los encuestados sobre si el edificio es respetuoso con el medio ambiente y voluntad de los mismos de participar en el rediseño (80% contestaron afirmativamente).

Una conclusión sugestiva de mejora es que los empleados de estas ciudades pasaron colectivamente en los últimos 12 meses 33 años viajando en ascensores y 92 años esperándolos. Probablemente una mejora de los sistemas de acceso de las oficinas y de los de gestión de la propia comunicación vertical conseguiría mejorar esas cifras, con la consiguiente satisfacción del personal y mejora de eficiencia del edificio.

Parece claro que se ha abierto una “nueva puerta” y no tenemos más remedio que entrar. Frente al enfoque global desde “0”, que evidentemente ya no es posible en desarrollos existentes, habrá que trabajar de forma constante e incremental, elevando nuestro nivel de alerta, animando a los gestores a identificar formas de ahorrar energía, buscando la complicidad de los empleados para contribuir a reducir su huella de carbono en los espacios profesionales y demandando, los inquilinos en potencia, edificios respetuosos con el medio ambiente y eficientes energéticamente. Ya no hay opción entre hacerlo o no. La opción es sólo cómo hacerlo.

wordpress hit counter

2 Respuestas a “PORTA NUOVA

  1. Simplemente, el MKT al estilo Hines obra milagros… o Diagonales Mar.

    Como catalogar un edificio como sostenible o eco-eficiente. Que organización burocrática enquistada es capaz de dar, catalogar certificar y por añadidura, no pido subvenciones, tan solo no gravar; tanto, al usuario?

    En nuestro caso tras conseguir el certificado del ITR instituto Turismo Responsable, encontramos la paradoja del ordenamiento español con las rancias costumbres de antaño.

    Es decir, puede hacer un inmueble 100% reciclable, puede producir un 60% de la energía limpia, puede determinar un coste/emisión de Co2 en los procesos inferior al 50% de la media.

    Pero cualquier Dirección General del Gobierno regional/Taifas/Autonómica/Inepta es incapaz de gestionar una nueva calificación de Establecimiento ecológico.

    Ergo;

    ¿Administraciones para que os quiero?

  2. Me ha interesado mucho su post. Muy bueno que haya montones de datos contrastables.
    Estas empresas se están poniendo de verdad en disminuir el derroche de energía que producen. Aunque aún les falta abordar temas como la piel de sus edificios, la tipología en mucha altura, la interconexión energética de edificios con diferentes necesidades que se compensan, la eliminación de sistemas de clima artificiales, etc. Estas soluciones son más arriesgadas y aparentemente más costosas, pero son las que realmente les conducirá a una disminución clara de sus emisiones. Mucho más que hacer más eficientes sus ascensores y sus bombillas.
    En todo caso me alegro que se hayan puesto a trabajar en el buen sentido. Les felicito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s